El estrés es un conjunto de respuestas ante situaciones que requieren de nosotros un cambio o adaptación. El mundo y nuestras vidas están en continuo movimiento y cambios permanentes. Las realidades en que una persona se encuentra son dinámicas y van variando, de modo que las demandas del entorno pueden modificarse también generando la necesidad de ciertos cambios en la persona. Es ante estas necesidades que la persona reacciona con una serie de cambios a diferentes niveles que son lo que llamamos estrés, que prepara al organismo para activarse y llevar a cabo los cambios precisos.

En caso de que la persona perciba un exceso de demandas, no cuente con los recursos necesarios o no encuentre el modo de responder a todas ellas de manera efectiva, puede hacer que el estrés se cronifique dando lugar a diferentes tipos de síntomas como los siguientes:

  • Pensamientos y emociones: Ansiedad, miedo, frustración, irritabilidad y agresividad, confusión, cambios de humos e inseguridad. Autoexigencia elevada y rígida, dudas sobre la propia eficacia/valía, dificultad para tomar decisiones, problemas de concentración y olvidos, preocupaciones recurrentes.

  • Cambios fisiológicos: Tensión muscular, hiperventilación, taquicardia, dolor de cabeza, fatiga, nerviosismo, temblores, sudores, insomnio y dificultades durante el sueño.

estrés, psicologos, sant cugat, granollers, barcelona, activital psicología
Sentir estrés o nervios ante una situación concreta no es algo perjudicial sino todo lo contrario, prepara el  cuerpo para actuar. Sin embargo, es posible que mal gestionado dé lugar a conductas impulsivas, reacciones bruscas y agresividad, dificultades al hablar o descuidos. Puede conllevar también un aumento en el consumo, ya sea de alimentos o de alcohol, tabaco y otras drogas.

El tratamiento del estrés, ya sea desde la psicoterapia o el coaching irá dirigido a ayudar al paciente a desarrollar nuevas maneras de interactuar con la situación estresante y las preocupaciones que le pueden aparecer. Paralelamente, se entrena en la gestión de los pensamientos, emociones, y sensaciones físicas con que el cuerpo responde ante ellas.