Nuestro enfoque terapéutico como psicólogos parte de las Terapias Cognitivo-Conductuales de Tercera Generación, también conocidas como terapias contextuales. Especialmente la Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT) en combinación con Psicoterapia Analítico Funcional (FAP). Desde este modelo incorporamos técnicas de Mindfulness, Terapia Estratégica Breve, Coaching y Terapia Gestalt, desarrollando un método ecléctico orientado a ofrecer una atención personalizada al servicio de las características de cada cliente.

¿Por qué ACT?

De entre la gran variedad de propuestas teóricas y terapéuticas, nos asentamos en ACT por los siguientes motivos:

  • Evidencia empírica. La terapia de aceptación y compromiso cuenta con infinidad de estudios a nivel internacional que respaldan su modelo tanto teórico como aplicado en sesión.

  • Se construye en base a hallazgos de investigación científica sobre las leyes que rigen la conducta humana; pensamientos, emociones, sensaciones físicas, reacciones… Lo cual es congruente con nuestra manera de entender la psicología desde el rigor científico.

  • Pone su énfasis en capacitar al cliente para vivir una vida rica y plena.

  • Propone una nueva manera de relacionarse con los síntomas, conductas y eventos problemáticos, avalada tanto por la investigación como por los resultados clínicos.

  • Múltiples estudios comparativos demuestran que ACT logra cumplir sus objetivos terapéuticos en numerosos tipos de trastorno con mayor estabilidad a largo plazo y con menor riesgo de recaída.

 

 

La Terapia de Aceptación y Compromiso nace como consecuencia de una serie de descubrimientos relacionados con el pensamiento, aprendizaje y lenguaje, atendiendo a como las personas establecemos relaciones, y de qué modo ello afecta a nuestro comportamiento. El trabajo terapéutico de ACT se centra en desarrollar junto al cliente nuevas conductas y contextos a la hora de relacionarse con sus eventos internos (pensamientos, recuerdos, emociones…) de modo que pueda avanzar libremente hacia una vida plena y rica, con significado. Se trata de una moneda con dos caras; en el Compromiso se trabaja para identificar aquello realmente valioso para el cliente, y de qué maneras avanzar hacia ello comprometido con la vida que desea llevar; en la Aceptación se trabaja para identificar conductas, eventos internos y síntomas problemáticos que impiden ese avance en una vida plena, para generar cambios y entrenar habilidades que permitan al cliente seguir en el camino vital elegido.

Pulse en el link para conocer más sobre la Terapia de Aceptación y Compromiso.

Pulse en el link para conocer algunos ejemplos en que puede ser positivo ir al psicólogo.