Las Terapias de Primera generación consideran que para cambiar una conducta es importante:

Las contingencias de reforzamiento y el control de estímulos son explicaciones de la conducta asumidas por las Terapias:

Las Terapias de Segunda Generación suponen una revolución dado que logran expandir las explicaciones conductistas de la primera generación al mundo cognitivo de las personas, de ahí el nombre cognitivo-conductual.

Si una persona deja de salir a la calle por pensar que la puede asaltar un desconocido, el problema está en ese pensamiento; una vez se analice de dónde viene y se modifique, podrá salir a la calle. Es una asunción de las Terapias de Segunda Generación.

Las Terapias de Segunda Generación no han logrado mejoras significativas en el tratamiento psicológico respecto a sus antecesoras

Para las Terapias de Tercera Generación los pensamientos y emociones no suponen un problema para el paciente.

Generar repertorios flexibles que acerquen a las personas a lo que quieren en su vida, es una asunción de las terapias:

¡Nos interesa tu opinión!