discusiones de pareja constantes

Las discusiones de pareja no son dañinas, siempre que se aborden desde el respeto y la empatía. El problema llega cuando, en la relación, hay discusiones de pareja constantes. Este hecho puede dañar considerablemente la relación hasta desgastarla y provocar su ruptura.

Lo importante, como veremos a lo largo de este post, no es evitar discutir, sino aprender a hacerlo de una forma asertiva, siendo capaz de escuchar al otro y adoptando actitudes que inviten a la comunicación y al diálogo respetuoso.

Causas de las discusiones de pareja

En la mayoría de los casos en los que se producen discusiones de pareja constantes, suceden porque existe una falta de Inteligencia Emocional. Esto se traduce en carencia de empatía, no reconocer cuál es el momento para dejar de discutir, inflexibilidad en el momento de negociar, etc.

La incapacidad de discutir de una manera saludable y, por tanto, de llegar a un acuerdo, provoca que cada miembro de la pareja comience a rechazar el otro que, a su vez, lo percibe y asume una actitud defensiva que genera un bucle constante de falta de comunicación dentro de la pareja.

Las discusiones de pareja surgen cuando se da una contraposición de intereses, de opiniones o de vivencias emocionales, lo que es muy normal, ya que las probabilidades de desencuentro suelen ser altas, sobre todo con las personas con las que compartimos un alto grado de intimidad.

La lista de causas o motivos que provocan las discusiones de pareja constantes puede ser muy larga. Algunos de los factores más comunes son:

  • Falta de comunicación.
  • Personalidad y actitudes muy dominantes.
  • Conflictos del pasado sin resolver.
  • No haber establecido con claridad las bases de la relación por parte de ambos.
  • Desequilibrios de poder.
  • Falta de empatía.
  • Expectativas sobre las relaciones y sobre la propia pareja poco realistas.
  • No aceptar las distintas etapas que atraviesan las relaciones.

Como ves, hay muchos factores que pueden entrar en juego. Lo importante es saber detectarlos y no dejar que los elementos negativos dominen nuestra relación.

Consecuencias de las discusiones de pareja constantes

Una relación sumida en una pelea continua puede sufrir una gran variedad de consecuencias, tanto a nivel pareja como a nivel personal. Es importante prestar atención a los signos que nos pueden indicar que estamos ante una relación tóxica o que no está manejando bien las discusiones, para poderle poner solución cuanto antes y dejar de sufrir.

Las discusiones de pareja constantes suelen provocar un distanciamiento evidente, problemas en la sexualidad, más conflictos relacionados con otros ámbitos de la vida, desconfianza, o incluso pueden provocar la ruptura.

discusiones pareja insultos

A nivel personal o individual puede causar daños en la autoestima, desmotivación, bajada en el rendimiento laboral o académico, ansiedad, depresión, agotamiento… Además de elevar el nivel de adrenalina y el ritmo cardíaco y provocar trastornos psicosomáticos u otras patologías graves.

Como ves, las consecuencias a nivel personal pueden ser muchas y muy variadas. Además, en ocasiones, las personas que sufren dichas consecuencias no se dan cuenta de que pueden ser a causa de las discusiones de pareja constantes que viven, por lo que les cuesta más buscarles una solución.

Cómo frenar las discusiones de pareja constantes

Como hemos mencionado anteriormente, lo importante en una pareja no es no tener discusiones, sino discutir de una manera adecuada y ser capaces de resolver los problemas de una manera eficaz, respetuosa y desde el cariño.

Muchas personas piensan que las probabilidades de separación de una pareja están estrechamente relacionadas con la cantidad de discusiones que sufren. Sin embargo, lo importante no es la cantidad de discusiones que se producen sino cómo se manejan.

Por tanto, se podría decir que las parejas que se acaban separando no lo hacen porque tienen más discusiones que otras, sino porque no logran resolver sus conflictos y llegan a convertir esos puntos de desacuerdo en un motivo de disputa casi diario.

Para no tener que llegar a un punto tan negativo, te proponemos algunas ideas y técnicas que te pueden ayudar a mejorar la relación, buscar soluciones y evitar las discusiones de pareja constantes.

Uno de los principales factores que se deben cuidar es la paciencia, la empatía y la escucha. Estas actitudes resultan fundamentales para ser capaces de detectar cuál es la raíz del problema para atajarlo de manera eficaz y evitar el “efecto bola de nieve” en el que se van acumulando más problemas y reproches.

Además, es importante ser sincero contigo mismo y con tu pareja, dejando a un lado el orgullo y prestando atención a los sentimientos y emociones del otro para empezar a construir una relación más sana basada en la comunicación asertiva y el respeto.

Discutir mucho con tu pareja

Las discusiones de pareja constantes también se pueden frenar o evitar cuidando la relación: Propón planes conjuntos, favorece la expresión de las emociones, trabaja la aceptación, alegra la rutina del día a día… Pero, sobre todo, ten presente el amor y tómatelo con tranquilidad.

También puede resultarte interesante buscar ayuda profesional que os ayude y os guíe a encontrar la raíz de los problemas y os pueda ayudar a encontrar las mejores soluciones para vuestra relación, de tal manera que comencéis a vivir una vida más sana y libre de reproches.

Encuentra ayuda en Activital Psicólogos

Desde Activital Psicólogos podemos ayudarte a mejorar y frenar las discusiones de pareja constantes. Con la ayuda de un psicólogo y a través de terapia especializada para estos casos, podrás aprender a afrontar las discusiones de una manera asertiva para hacer crecer la relación en lugar de estropearla.

En Activital Psicólogos te ofrecemos terapia de pareja, entre otros muchos tipos y servicios, que te pueden ayudar tanto como pareja como a nivel individual. Contamos con una experiencia contrastada en ayudar a parejas que pretenden mejorar su relación. Para más información puedes llamar al 611.02.79.72 o enviar un mensaje.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *