,

Pensamientos intrusivos y cómo gestionarlos cuando aparecen 

Pensamientos intrusivos y ansiedad
Tiempo de lectura: 5 minutos

Pensamientos intrusivos y ansiedad suelen ser dos caras de la misma moneda en muchos de los problemas psicológicos que atendemos en terapia para la ansiedad. Las personas cuando pensamos sentimos, y cuando sentimos pensamos, y eso muchas veces puede meternos en bucles de sufrimiento de los que puede ser difícil salir.

Los pensamientos intrusivos son comunes en personas que experimentan trastornos de ansiedad o estrés postraumático. Estos pensamientos aparecen de repente y de manera persistente, causando malestar y dificultando la concentración en las actividades diarias. Es importante reconocer que no estás solo en tener este tipo de pensamientos y que existen formas efectivas de gestionarlos para reducir la ansiedad que provocan.

Una estrategia clave para manejar los pensamientos intrusivos es aprender a observar los pensamientos sin juzgarlos ni engancharse en ellos. Aceptar la presencia de estos pensamientos sin tratar de controlarlos puede ayudar a disminuir su frecuencia e intensidad.

En este artículo, exploraremos la relación entre la ansiedad y los pensamientos intrusivos, así como técnicas efectivas para manejar y salir de este ciclo de pensamientos no deseados. Si te encuentras luchando con pensamientos intrusivos, sigue leyendo para descubrir cómo enfrentar este desafío de manera saludable y constructiva.

Ejemplos de pensamientos intrusivos y ansiedad

Los pensamientos intrusivos son pensamientos no deseados o inquietantes que pueden causar ansiedad y el estrés a quienes los experimentan. Estos pensamientos aleatorios pueden aparecer de repente y ser difíciles de controlar. Para algunas personas, especialmente aquellas que padecen un trastorno de estrés postraumático, los pensamientos intrusivos también pueden desencadenar episodios de ansiedad severa.

Es importante aprender a gestionar los pensamientos intrusivos mediante técnicas como la terapia cognitivo-conductual o la meditación para evitar que afecten significativamente la calidad de vida. Los ejemplos de pensamientos intrusivos relacionados con ansiedad puede ser muy amplios, si bien suele haber algunos “temas” más comunes:

  1. Pensamientos relacionados con perder el control de uno mismo
  2. Temor por la posibilidad de una enfermedad grave y/o muerte
  3. Preocupaciones sobre terceros que pueden estar pensando mal de nosotros
  4. Recuerdos dolorosos del pasado
  5. Pensamientos intrusivos violentos como agredir a alguien o hacer una locura

Por lo general, se trata de pensamientos con un contenido que resulta muy amenazante por las consecuencias que tendrían en caso de hacerse realidad.

Los pensamientos intrusivos relacionados con la pareja son también frecuentes, preocupándonos por si nos será infiel, o si es realmente la persona con la que queremos estar.

pensamientos intrusivos y ansiedad ejemplos

¿Por qué aparecen pensamientos intrusivos?

Los pensamientos intrusivos son normales en el sentido de que no son en esencia diferentes del resto de miles de pensamientos que tenemos a lo largo del día.

El hecho de que resulten tan amenazantes facilita que tratemos de evitarlos, que estemos más pendientes de si vienen, tratemos de controlarlos… Lo cual no suele funcionar, ya que luchar contra nuestros pensamientos suele ser contraproducente, pudiendo convertirse en pensamientos obsesivos.

Por lo tanto no son los pensamientos en sí, sino sino el como nos centramos en ellos, que hace que nos enganchemos a ellos, dándoles vueltas y saltando de un tema a otro que nos producen dolor. En estos casos, el Mindfulness es una gran herramienta para practicar el salir de esos bucles internos de pensamientos intrusivos y ansiedad, y volver al presente.

Por otro lado, decíamos antes que pensamientos intrusivos y ansiedad mantienen una relación muy estrecha: Cuando sentimos ansiedad podemos empezar a pensar en “¿por qué me siento así?” y buscando las razones, empezar a traer esos pensamientos desagradables de nuevo a nuestra conciencia.

¿Qué hacer si tengo pensamientos intrusivos?

Si experimentas pensamientos intrusivos, es recomendable buscar ayuda profesional. Este tipo de pensamientos, también conocidos como pensamientos no deseados, pueden causar gran malestar y afectar la calidad de vida de las personas. Estos pueden ser de cualquier tipo, como de tipo TOC (trastorno obsesivo compulsivo) o ansiedad.

La atención plena, la terapia cognitivo-conductual y otras formas de terapia pueden ser efectivas para ayudar a manejar estos pensamientos. Es importante reconocer que muchas personas pueden experimentar pensamientos intrusivos en algún momento de sus vidas. Sin embargo, si los pensamientos intrusivos están interfiriendo significativamente en tu vida diaria, es crucial buscar ayuda profesional. La terapia con un psicólogo o psiquiatra puede proporcionar herramientas para abordar estos pensamientos y aprender a manejarlos de manera más efectiva.

Tipos de pensamientos intrusivos

Los pensamientos intrusivos son aquellos pensamientos no deseados que surgen de manera repetitiva y sin control, generando ansiedad y malestar en quien los experimenta. Estos pensamientos suelen estar asociados a temas de preocupación, miedo o inseguridad, y pueden interferir significativamente en la vida diaria de la persona. Es importante aprender a lidiar con los pensamientos intrusivos de manera efectiva, sin juzgarlos ni intentar reprimirlos, ya que ello puede aumentar la ansiedad.

En primer lugar, es fundamental identificar qué desencadena estos pensamientos y cómo afectan el estado emocional. Una vez reconocidos, es posible buscar estrategias para hacer que los pensamientos intrusivos disminuyan su impacto en la vida cotidiana. En este sentido, la relación con la ansiedad juega un papel crucial, ya que el estrés y la preocupación pueden potenciar la presencia de estos pensamientos. Buscar ayuda profesional y aprender a salir de la espiral de pensamientos negativos puede ser fundamental para poder enfrentar de manera efectiva los pensamientos intrusivos.

Los pensamientos intrusivos pueden ser difíciles de lidiar, ya que son pensamientos no deseados que se cuelan en la mente de manera persistente. Este tipo de pensamientos pueden ser perturbadores e inquietantes, y pueden interferir con la capacidad de concentrarse en tareas diarias.

Es importante reconocer que tener estos pensamientos no define a una persona, y que es normal experimentarlos en algún momento de la vida. Sin embargo, es vital aprender a lidiar con los pensamientos intrusivos de manera saludable. Algunas estrategias incluyen el desafiar activamente los pensamientos, la identificación de patrones de pensamiento y la práctica de la atención plena para reducir la intensidad de los pensamientos.

Es crucial recordar que luchar contra los pensamientos intrusivos puede ser agotador, y buscar ayuda profesional como terapia puede ser beneficioso en el manejo de este tipo de pensamientos.

¿Cómo hacer frente a pensamientos intrusivos o pensamientos obsesivos?

Si has llegado hasta aquí, podrás entender en parte porqué este planteamiento de eliminar pensamientos negativos obsesivos es un problema.

Y es que precisamente estos esfuerzos por deshacernos de ellos hacen que pasemos más tiempo pendientes de los pensamientos intrusivos, y menos en otras cosas que nos podrían proporcionar mayor satisfacción y salud mental, pudiendo convertirse en un círculo vicioso.

La Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT) para pensamientos intrusivos plantea por lo tanto un camino que inicialmente puede parecer contradictorio, pero está respaldado por la evidencia: Dejar de luchar contra ellos y aprender a vivir con ellos de otra manera.

Eso implica aprender a oírlos como quién oye una radio, sin creerlos al 100%, ni obedecerlos, ni luchar contra ellos. También, permitirlos estar ahí y aprender a hacer las cosas que queremos aún en su presencia, viéndolos en perspectiva, lo que se logra trabajando la defusion en ACT.

por qué tengo pensamientos intrusivos y ansiedad

En el trabajo que hacemos en Activital Psicólogos al abordar pensamientos intrusivos y ansiedad solemos dedicar un tiempo también a practicar nuevas maneras de estar con la ansiedad de modo que esta no se amplifique ni sea problemática.

Si te interesa el tema y te gustaría aprender más, en nuestra página web encontrarás un curso online de mindfulness y flexibilidad psicológica, perfecto para profundizar más en el tema.

Sin que sustituya a una terapia, estos audios gratuitos para meditar pueden ser de ayuda para empezar a tener una manera distinta de ver los pensamientos. Si lo que deseas es información o pedir cita con un profesional de forma presencial, o de manera remota con un psicólogo online, puedes contactarnos a través del 611.02.79.72 o vía mail en info@activital.es y estaremos encantados de ayudarte con tus pensamientos intrusivos y ansiedad.

2.9/5 - (27 votos)

Joan Rullan Pou

Psicólogo experto en Terapias Contextuales. Apasionado del desarrollo científico en Psicología. Si te sientes identificado con nuestros artículos, no dudes en contactarnos.