El dolor de cabeza, así como la migraña, está entre los tipos de dolor más frecuente en las sociedades occidentales, pudiendo llegar a ser altamente molesto y dificultando el desempeño normal de la persona que lo sufre. La Psicoterapia Moderna ha demostrado ser eficaz en casos con características similares como distintas modalidades de dolor crónico, no tanto en la reducción del dolor sino en la manera de gestionarlo y vivir con él, así como en la capacitación de las personas que lo padecen de llevar la vida que desean llevar. En el artículo de hoy, revisamos algunos datos recientes en el campo de investigación de ACT entorno a la migraña.

TRATAMIENTO PSICOLÓGICO PARA LA MIGRAÑA

A día de hoy el tratamiento más extendido para dolores de cabeza como la migraña ha sido desde el enfoque farmacológico, que si bien su eficacia ha ido evolucionando en sentido positivo, para las personas que sufren de migraña episódica o crónica no están ofreciendo una solución verdaderamente efectiva, lo cual unido a los efectos secundarios de la medicación hace que en ocasiones los pacientes prefieran no tomarla.

Paral·lelamente, en los últimos años se ha ido introduciendo el tratamiento psicológico como complementario al de los fármacos con las personas que sufren de migraña. Se han realizado diversos estudios y los resultados apuntan en dirección de que las intervenciones psicológicas son útiles para ayudar a las personas en este tipo de dificultad, tal como respaldan instituciones como el National Institute of Health and Care Excellence en el Reino Unido.

migraña psicologo ACT

Al mismo tiempo, se recomienda una ampliación de la investigación de las terapias aplicadas en este sentido, hasta ahora principalmente desde un tratamiento cognitivo-conductual, para optimizar su eficacia. Para ello resulta necesario identificar y conocer mejor qué procesos psicosociales están detrás de la severidad e impacto del dolor/sufrimiento en la vida de las personas, algo que se ha ido planteando en las últimas décadas desde las terapias contextuales dando lugar a modelos como la Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT).

 

TERAPIA DE ACEPTACIÓN Y COMPROMISO EN MIGRAÑA

Uno de los pilares de ACT es el desarrollo de flexiblidad psicológica en el paciente, promoviendo su capacidad de actuar en dirección hacia lo importante para él en lugar de centrar sus actos en la reducción del malestar y el control de experiencias indeseadas. Es decir, que pueda funcionar como le gustaría en el mayor rango de situaciones y condiciones posibles. A menudo la flexibilidad psicológica se explica como la interacción de 6 dimensiones que se encuentran interrelacionadas entre sí y que pueden ser desarrolladas en terapia:

 

hexlaflex aceptacion act training

 

Estudios previos en esta dirección han mostrado que mayores niveles de aceptación del dolor se asocian a menor dolor e interferencia de éste en la vida de la persona. Al mismo tiempo, la dimensión de acción comprometida con lo valioso para uno ha sido relacionada con menor severidad del dolor, menor perturbación del funcionamiento diario y menores niveles de depresión.

Almarzooqi, Chilcot y McCracken (2017) quisieron evaluar las interrelaciones entre 3 aspectos relacionados con la flexibilidad psicológica (aceptación generalizada, aceptación del dolor, compromiso con la acción valiosa) y el impacto que puede tener la migraña en la vida de las personas que la padecen. Para ello contaron con una muestra de 199 personas, de las cuales el 96.6% estaban diagnosticadas con migraña, en las siguientes situaciones:

Dolor severo de cabeza “siempre”: 20.5%

Dolor severo de cabeza “muy a menudo”: 51.3%

Dolor severo de cabeza “a veces”: 25.6%

Dolor severo de cabeza “raramente”: 2.6%

Se facilitaron a los participantes distintos instrumentos y cuestionarios para medir las 3 variables psicológicas, el impacto del dolor de cabeza en la vida de las personas, y los niveles de depresión. El análisis de los resultados (en el original) concluye que la aceptación generalizada, la aceptación del dolor y la acción comprometida eran dimensiones que correlacionaban negativamente con el impacto de la migraña en la vida de la persona, y niveles de depresión. En análisis posteriores de regresión, la aceptación del dolor resultó ser la variable más significativa e influyente en el impacto de la migraña y niveles de depresión. De este modo los resultados son congruentes con los realizados hasta la fecha, y esclarecen algo más el camino a seguir por los profesionales de la salud para ayudar a quienes padecen de este tipo de dificultades.

migraña psicologo activital

Conviene destacar que aceptación en este ámbito no se refiere a un pensamiento o creencia, si no a un sentido de apertura a la experiencia, a lo que venga en cada momento, sin resistencias, evitación ni intentos de control de lo que aparece dentro de uno en un momento dado. Las personas estamos habituadas a funcionar evitando aquello que genera dolor o malestar, lo que hace de la aceptación algo complejo. Para ello, es necesario trabajar en la manera en que uno se relaciona con esas sensaciones físicas dolorosas, así como gestionar los pensamientos y emociones que le acompañan. No se trata de caer en la tiranía de decir un “acéptalo” o “deja de quejarte” como algo que uno pueda decidir hacer en un momento dado, sino que suele requerir de un trabajo en diferentes áreas para que uno aprenda a llevarlo de manera efectiva.

Con esta finalidad, durante los últimos años se están llevando a cabo estudios en que evaluar la eficacia de intervenciones basadas en la Terapia de Aceptación y Compromiso para el tratamiento de personas con migraña, como el caso de (Mo’tamedi H., Rezaiemaram P, Tavallaie A., 2012) con protocolos grupales basados en ACT para la rehabilitación de pacientes hospitalizadas con dolor de cabeza crónico.

El protocolo se aplicó en el hospital con personas diagnosticadas con migraña crónica, presentando una frecuencia de dolores  de 15 días o superior al mes. Se les planteó un protocolo de intervención de 8 sesiones en 8 semanas, centrado en:

  1. Ayudar a tomar conciencia de las dificultades y costes de tratar de controlar las sensaciones de dolor
  2. Mejorar la implicación en tareas con significado y efectivas aun en presencia de dolor y malestar
  3. Reducir los comportamientos dirigidos a reducir el dolor y el malestar
  4. Identificar y comprometerse con acciones consistentes con los valores y objetivos relevantes en la vida de la persona
  5. Mejorar las habilidades de estar en el momento presente, observando con conciencia plena los pensamientos, emociones, sensaciones que aparecen

 

aceptacion y compromiso migraña

 

Los resultados mostraron que una intervención de este tipo puede resultar una ayuda eficaz para las personas que sufren de migraña, concluyendo de manera significativa que aportan una mayor capacidad a las personas con migraña para actuar y ser como quieren ser, aun en presencia del dolor, y a reducir todo el dolor adicional (emocional y psicológico) al ya de por sí molesto de la propia migraña. Hubo también una reducción de la intensidad de dolor percibida, si bien no fue una diferencia significativa.

 

CONCLUYENDO…

Conviene destacar que ACT no busca la reducción del malestar per se, si no ayudar a que las personas puedan llevar la vida que quieren llevar aun cuando ese malestar está presente. Suele suceder que el malestar, en según qué tipo de dificultades psicológicas y somatizaciones, se reduce conforme la persona avanza construyendo la vida que quiere llevar, más no es ese el objetivo, pues tarde o temprano en la vida hay situaciones complicadas, y la idea es que la persona pueda moverse en ellas de manera flexible y eficaz.

Tal como concluyen los trabajos expuestos, la Terapia de Aceptación y Compromiso puede ofrecer mejorar a las personas que sufren de migraña, no tanto en la migraña en sí si no en la manera de vivir con ella cuando el dolor se hace presente, mediante el desarrollo de flexibilidad psicológica que permita a las personas hacer espacio al dolor, relacionándose de un modo distinto con él, y pudiendo seguir avanzando en sus vidas. Igualmente concluyen que es necesaria más investigación de ACT en este ámbito con la finalidad de entender mejor qué procesos exactamente son los que conviene “tocar” para hacer las intervenciones más efectivas posibles, si bien al mismo tiempo los resultados respaldan las intervenciones ACT y los fundamentos sobre los que se desarrolla.

¡Que no se quede aquí! Si te ha gustado este artículo, compártelo en tus redes ayuda a difundir el mensaje.

Imágenes: Freepik.com, Pixabay.com.

Otros artículos que te pueden interesar:

pensamientos negativos

Pensamientos negativos

dolor, trauma, psicología, activital, coaching, psicólogos

Dolor VS Trauma

 medicamentos para la felicidad, tristeza

Pastillas para todos y para todo

 

 

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *