Los problemas de pareja pueden tener mucho que ver con estas dos preguntas: ¿Cómo reaccionas cuando algo no te gusta? ¿Cómo te sientes cuando alguien trata de corregirte? En el siguiente artículo comentamos qué nos dicen los avances psicológicos sobre las relaciones de pareja y entender mejor qué genera y qué mantiene los problemas de pareja más comunes.

Los problemas de pareja son conocidos también como incompatibilidades y pueden venir dados tanto por similitudes como diferencias entre los miembros de la pareja, dando lugar a disputas competitivas en el primer caso, intentos de cambiar al otro en el segundo:

  • Ejemplos de conflictos debidos a similitudes: Ambos son amantes del cine y compiten por qué película ver, a ambos les importa la educación extra-escolar de sus hijos y compiten, por ejemplo, entre deporte y música, a ambos les importa pasar tiempo con sus familias de origen y compiten por dónde celebrar el fin de año.
  • Ejemplos de conflictos debidos a diferencias: Para uno estar en pareja implica una proximidad que para el otro resulta agobiante, qué se entiende por querer y qué hace sentirse querido, para uno es importante la organización mientras que el otro prefiere improvisar, tener o no hijos, a qué edad, cómo educarles, y un largo etcétera.

Qué convierte diferencias naturales en problemas de pareja

Dado que las diferencias y similitudes en la pareja son inevitables, es cuestión de plantearse de qué modo responder a ellas. Los desarrolladores de la Terapia Integral de Pareja, Jacobson y Christensen (1996) identifican 3 formas tóxicas de atenderlas que desembocan en problemas de pareja:

  1. Coerciones: Ante una incompatibilidad lo que se hace es añadir estímulos negativos o eliminar positivos: malas caras, comentarios evasivos, gruñidos, gritos y otras formas de chantaje emocional.

problemas de pareja - psicólogoEjemplo: Pablo quiere ir a ver el concierto de un amigo este fin de semana, pero ese mismo día es el cumpleaños de la mejor amiga de su pareja Laura, y pensaba que irían juntos. Laura lleva tres días seca y tajante, dejando sin contestar algunos mensajes de Pablo,  y yéndose a dormir justo terminan de cenar. Eso hace sentir mal a Pablo, hasta el punto que la balanza entre lo que está teniendo en casa y el concierto cambia de lado, y renuncia ir al concierto.

Lo que sucede en este caso es que la coerción “gana un punto” en la relación pues Laura ha logrado lo que quería, pero Pablo en cierto modo también al haber puesto fin al mal ambiente. Sin embargo, es una estrategia engañosa dañina para la relación.

  1. Vilipendios: Tras un tiempo lidiando con problemas de pareja, es común que se busquen explicaciones y se llegue a conclusiones sobre qué está fallando. Por norma general las conclusiones apuntan al otro. Eso unido a nuestra tendencia a poner etiquetas, hace que se empiece a pensar en la pareja como persona “posesiva, inmadura, despistada…” o incluso haciendo alusión a un supuesto problema psicológico “neurótica, narcisista…”.

En este caso lo que encontramos es que las conclusiones que se sacan llevan a entender que la otra persona está en el error, y es necesario seguir defendiendo la postura propia ya no solo por uno mismo, sino para “salvar” al otro de sus defectos, y al ser un proceso recíproco, no hace más que mantener las discusiones.

  1. Polarización: La polarización suele darse como consecuencia natural de una relación marcada por coerciones y vilipendios. Vencer las disputas, estar en lo cierto y corregir a la otra persona toman el rumbo por encima de las cosas importantes de la pareja. Consecuentemente, cada miembro tiende a extremar más sus posturas en los temas que les diferencian, aferrarse al punto de vista propio y recibir con antipatía las propuestas de la pareja.

ayuda problemas de pareja psicólogo

Consecuencias de los problemas de pareja

En terapia de pareja encontramos que la relación puede venir especialmente deteriorada cuando vencer las disputas pasa por encima de tener una buena relación, el desgaste ocasionado tras períodos de vilipendio y coerciones hacen que la pareja quede asociada a experiencias negativas, restando capacidad de aportar otras agradables. Cada nuevo paso se hace en términos de ese tira y afloja, separando a la pareja, y se ven los acercamientos como una rendición que no se quiere ofrecer.

Estos procesos suelen dar lugar a sentimientos de frustración y desesperanza en la pareja, con el malestar que ello conlleva, lo que se conoce como trampa mutua. Llegados a este punto las parejas han entrado en una dinámica destructiva en la gestión de incompatibilidades que suele dar lugar a actitudes como las siguientes:

  • Evitación mutua: Ambos evitan enfrentarse al conflicto, lo que hace que este se mantenga en el tiempo y pase a formar parte de las dinámicas habituales de la relación.
  • Interacción negativa mutua: En este caso sí se enfrenta el conflicto, de forma destructiva mediante ataques y coerciones.
  • Demanda – retirada: Sería una combinación manifiesta de los dos anteriores: Un miembro de la pareja enfrenta el conflicto desde ataques como señalar, culpar o acusar al otro, que se retira.

problema de pareja activital psicología

Como señalamos en el post de comunicación efectiva en pareja, las personas estamos constantemente actuando y comunicando, y el no decir o hacer nada puede ser también una parte del problema.

En conclusión, las incompatibilidades de pareja han estado, están y estarán presentes en nuestras relaciones y es por ello importante gestionarlos de manera eficaz para evitar que surjan problemas de pareja, y si es que aparecen, que no se mantengan en el tiempo más de lo necesario. Hace apenas unas semanas publicamos una guía de resolución de conflictos en 13 pasos con la que poder evitar la polarización.

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *