mindfulness y ataques de pánico

El Mindfulness y los ataques de pánico forman parte de dos caminos prácticamente opuestos de responder a nuestras emociones: El de la aceptación, y el de lucha – control de la ansiedad y nuestras emociones.

Quien ha vivido un ataque de pánico sabe lo desagradable que puede llegar a ser, y lo mucho que se sufre durante el episodio, se trata del miedo en su máxima expresión.

Es por ello que en el artículo de hoy revisaremos consejos para controlar los ataques de ansiedad y qué podemos hacer para reducir su frecuencia e intensidad.

De la ansiedad al ataque de pánico

Como hemos comentado en otras ocasiones, la ansiedad es una respuesta natural del organismo ante una situación amenazante. Como aquí nos interesa centrarnos más en su relación con los ataques de pánico, puedes ampliar información específica de la ansiedad aquí: 

⭐ Respondiendo a preguntas sobre la ansiedad

⭐ Información sobre cómo superar la ansiedad

Y bien, ¿Cuál es la relación entre la ansiedad y los ataques de pánico?  Los ataques de pánico se dan cuando una persona se encuentra en una situación que genera mucho temor.

Si bien en algunos casos el ataque de pánico se experimenta al encontrarse una persona ante una situación externa temida como, por ejemplo, un atraco, muchas veces lo temido se encuentra dentro de uno mismo.

consejos para controlar ataques de ansiedad

Es decir, en muchas ocasiones el ataque de ansiedad se da sin que hubiese un motivo externo claro atemorizante que lo explique. En estos casos el ataque de pánico se puede describir como el resultado de una escalada en la intensidad de la ansiedad.

Explicación de un ataque de pánico

La persona empieza a sentir ansiedad, y es esta misma ansiedad lo que teme. Trata de controlarla, reducirla, intenta relajarse… como formas de huir de eso que teme, lo que refuerza la idea de que la ansiedad es algo a lo que temer. Además, vimos en su día que no podemos controlar nuestras emociones en el sentido de someterlas a nuestra voluntad.

Por lo tanto, lo que sucede es que por más que la persona se intenta tranquilizar, la ansiedad no baja, lo cual, hace que la persona se pueda asustar más: “no consigo quitarme esta sensación”, “esto está fuera de control”… Todo esto genera más ansiedad, y así sucesivamente: La ansiedad sigue subiendo y subiendo haciéndose realmente desagradable.

El experimentar sensaciones físicas tan desagradables activa las alarmas de que algo grave está pasando, lo que hace que frecuentemente las personas piensen estar sufriendo un ataque al corazón, o estar volviéndose locas.

¿Puede ayudar el Mindfulness con los ataques de pánico?

Como no puede ser de otro modo en un blog sobre psicología, ya hemos escrito mucho sobre Mindfulness y ansiedad. Para no extendernos sobre ello, te dejamos otros 2 enlaces aquí para profundizar sobre el Mindfulness:

  1. Información básica sobre qué es el mindfulness y la meditación
  2. Conoce aquí las principales ventajas del mindfulness

Volviendo al hilo entre mindfulness y ataques de pánico, veíamos anteriormente cómo el hecho de buscar controlar y reducir la ansiedad, es una forma de decirnos que esta es peligrosa, lo cual la hace más amenazante.

Por ello, entender el Mindfulness como una arma contra la ansiedad, hacer una meditación guiada para reducir el nerviosismo… Sería seguir en ese intento de control, que es parte importante del problema.

¿Qué podemos hacer para evitar un ataque de pánico?

Lo psicológico está lleno de paradojas, y si bien el Mindfulness no nos puede servir para alejar la ansiedad, sí nos puede ayudar a saber cómo acercarnos a ella. Con ello, podremos aprender a estar con ella, perderle ese temor, de modo que cuando se presente la ansiedad no se dé esa escalada que termina en un ataque de pánico y una mala tarde en urgencias.

relación entre ansiedad y ataque de pánico

Consejos para evitar ataques de pánico basados en el Mindfulness

El Mindfulness puede entenderse como una manera de relacionarnos con nosotros mismos y con nuestra experiencia (nuestros pensamientos, emociones, sensaciones físicas…) basada principalmente en 3 puntos:

Aceptación

Aceptación de lo que sentimos y pensamos, implica darle un OK a lo que estamos sintiendo en cada momento. Observar nuestra experiencia con una actitud de apertura y curiosidad, sin juzgarlo como bueno o malo.

Perspectiva

No somos nuestros pensamientos, tampoco nuestras emociones, somos algo más. Observar nuestros pensamientos y emociones con perspectiva implica darse cuenta de lo siguiente: ¿Quién está notando esos pensamientos y emociones?

Darse cuenta de que estoy yo aquí, notando esos pensamientos, emociones… Que fluctúan constantemente, y yo sigo estable aquí observando cómo varían mis pensamientos y emociones.

Atención flexible en el momento presente

Las personas podemos pasar gran parte de nuestro presente con la atención puesta en cosas que no están pasando aquí y ahora. A menudo, y sobretodo cuando sentimos ansiedad, en cosas que nos preocupan.

Así, si uno siente una sensación de ansiedad, y se va a un posible futuro “esto es malo, va a hacer que pase X cosa mala” o “me impedirá hacer X cosa que quiero hacer…”, estando en el presente, trae a su presente más cosas amenazantes que no se encuentran físicamente aquí, facilitando la escalada de ansiedad que comentábamos antes.

Una atención flexible en el momento presente implica desarrollar la capacidad de poder centrar la atención hacia lo importante de cada momento, y no a lo que nos empuja el miedo y/o la preocupación.

mindfulness contra ataques de ansiedad

Aportes del Mindfulness a los ataques de pánico

A modo de resumen del artículo de hoy, podemos concluir los siguientes puntos:

  • La ansiedad es una reacción natural, que podemos sentir y sobretodo podemos permitirnos sentir.
  • Como reacción natural que es, no tenemos la capacidad de reducirla o controlarla por más que queramos.
  • Socialmente la ansiedad está entendida como algo malo, lo cual promueve que no la queramos sentir.
  • Intentar evitarla, reducirla… No sentirla, en definitiva, suele resultar contraproducente y la incrementa.
  • El Mindfulness no es una técnica contra la ansiedad
  • El Mindfulness sí propone una forma de sentir nuestra ansiedad, y todo el resto de nuestra experiencia, basada en: aceptación, perspectiva y atención flexible en el momento presente.
  • Responder a nuestras emociones en base al Mindfulness sí que hace mucho menos probable un ataque de pánico.

En Activital contamos con psicólogos en Madrid expertos en ansiedad, donde combinamos los modelos terapéuticos más actualizados con una aplicación rigurosa de técnicas de Mindfulness que han sido probadas científicamente. Puedes consultarnos en el 611.02.79.72 o a través del correo info@activital.es.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *